Agnes Arber

Agnes Robertson Arber (el 23 de febrero de 1879 – el 22 de marzo de 1960) era una planta británica renombrada morphologist y anatomista, historiador de la botánica y filósofo de la biología. Nació en Londres, pero vivió la mayor parte de su vida en Cambridge, incluso los 51 años pasados de su vida. Era el primer botánico de la mujer para elegirse como un Compañero de la Sociedad Real (el 21 de marzo de 1946, a la edad de 67 años) y la tercera mujer en general. Era la primera mujer para recibir la Medalla de oro de la Sociedad Linnean de Londres (el 24 de mayo de 1948, a la edad de 69 años) para sus contribuciones a la ciencia botánica.

Su investigación científica se concentró en el grupo del monocotiledón de plantas florecientes. También contribuyó al desarrollo de estudios morfológicos en la botánica durante el inicio del 20mo siglo. Su trabajo posterior se concentró en el tema de filosofía en la botánica, en particular en la naturaleza de la investigación biológica.

Biografía

Agnes Arber nació el 23 de febrero de 1879 en Londres. Era la primera hija de Henry Robertson, un artista y Agnes Lucy Turner y tenía los dos hermanos más jóvenes, Donald Straun Robertson (quien más tarde se hizo el Profesor Regius de griego en la universidad de Cambridge) y Janet Robertson que más tarde se hizo un pintor del retrato. Su padre dio sus lecciones del dibujo regulares durante su infancia temprana, que más tarde la proveyó de las habilidades necesarias de ilustrar sus publicaciones científicas ella misma.

A la edad de ocho años Arber comenzó a asistir a la Escuela Colegiada de Londres del Norte fundada y dirigida por Frances Buss, uno de los defensores principales para la educación de las muchachas. Bajo la dirección de la ciencia de la escuela la profesora señorita Edith Aitken Arber descubrió una fascinación con la botánica, publicando su primera pieza de la investigación en 1894 en revista de la escuela y llegada posterior primero a los exámenes de la botánica de la escuela, ganando una beca. Precisamente aquí Arber primero encontró a Ethel Sargent, una planta morphologist quien dio presentaciones regulares al club de la ciencia escolar. Sargent se haría más tarde su consejero y colega, teniendo una influencia profunda en interés científico de Arber y métodos.

En 1897 Arber comenzó a estudiar en el Colegio universitario, Londres, ganando su B.Sc. en 1899. Después de ganar una beca de la entrada Arber se hizo un miembro del Colegio Newnham, Cambridge y tomó un título adicional de Ciencias naturales. Adelantó la primera clase causa cada examen tanto en universidades, junto con varios premios como en medallas del Colegio universitario, Londres. Después de terminar su nivel de Cambridge en 1902 Arber trabajó en el laboratorio privado de Ethel Sargent durante un año, antes de volver al Colegio universitario, Londres como el poseedor de la Beca Quain en la Biología. Le concedieron un Doctorado de Ciencia en 1905.

Agnes Arber se casó con el paleobotánico Edward Alexander Newall Arber (1870–1918), en 1909 y retrocedió a Cambridge, donde permanecería para el resto de su vida. Su única hija Muriel Agnes Arber nació en 1913. Arber y su marido tenían muchos intereses en común, y su matrimonio se describió como 'feliz'. Arber se concedió un Compañerismo de Investigación del Colegio Newnham en 1912 y publicó su primer libro Herbarios, su origen y evolución en el mismo año. Su marido Newall Arber murió en 1918 después de período de la mala salud. Arber nunca volvió a casarse, pero siguió con su investigación. Estudió en el Laboratorio de Balfour para Mujeres de su matrimonio hasta el cierre del laboratorio en 1927. Arber mantuvo un pequeño laboratorio en un cuarto trasero de su casa de entonces hasta que dejara de realizar la investigación del banco en los años 1940 y diera vuelta al estudio filosófico.

Agnes Arber murió el 22 de marzo de 1960 a la edad de 81 años.

Carrera científica

Carrera temprana

Antes del Colegio que asiste a la universidad, Londres Arber gastó el verano 1897 trabajando con Ethel Sargent en su laboratorio privado en Reigate, donde Sargent la instruyó de microtécnicas usadas para preparar especímenes de la planta para el examen microscópico. Arber volvió para trabajar en el laboratorio de Sargent al menos una vez durante las vacaciones de verano mientras estudiaba en el Colegio universitario Londres. Sargent empleó a Arber entre 1902–1903 como un asistente de investigación que trabaja en estructuras de la planta de semillero, durante cual tiempo en 1903 publicó sus primeras 'Notas de papel de la anatomía de Macrozamia heteromera' en Medidas de Cambridge Sociedad Filosófica. Mientras en el Colegio universitario Londres Arber condujo la investigación en el grupo gymnosperm de plantas, produciendo varios papeles sobre su morfología y anatomía. El estudio y la filosofía de la morfología de la planta se harían el centro de su trabajo posterior.

Laboratorio de Balfour

En 1909 Arber fue concedido el espacio en el Laboratorio de Balfour para Mujeres por el Colegio Newnham. Este edificio se había comprado y fundado por los dos colegios femeninos de la universidad en 1884 para el uso de sus estudiantes e investigadores (a las mujeres en este tiempo no les permitieron asistir a demostraciones de laboratorio y clases prácticas). Arber trabajó en el laboratorio hasta su cierre en 1927.

Después de premio de un Compañerismo de Investigación por el Colegio Newnham entre 1912–1913 Arber publicó su primer libro en 1912. Los herbarios, su origen y la evolución describen la transformación de Herbarios impresos entre 1470–1670. Arber une la aparición y desarrollo de la botánica como una disciplina dentro de la historia natural con la evolución de descripciones de la planta, clasificaciones e identificaciones vistas en Herbarios durante este período. Arber era capaz de consultar la colección grande de Herbarios impresos en la biblioteca de la Escuela de la Botánica en Cambridge como la parte fo su investigación para este trabajo. En gran parte se volvió a escribir y se amplió para una segunda edición publicada en 1938, se publicó como una tercera edición en 1986 y todavía se considera el trabajo estándar en la historia de Herbarios.

Arber enfocó su investigación en la anatomía y la morfología del grupo de la monocuna de plantas, en las cuales había sido al principio introducida por Ethel Sargent. Hacia 1920 tenía authoured dos libros y otras 94 publicaciones. Su segundo libro Plantas acuáticas: Un Estudio de Angiospermas Acuáticos se publicó en 1920. En este libro Arber presenta un estudio relativo de plantas acuáticas analizando diferencias en su morfología. Arber también proporciona interpretaciones de los principios generales solía crear su análisis. Su estudio era el primero en proporcionar una descripción general y la interpretación de plantas acuáticas.

En 1925 Arber publicó su tercero reservan Los Monocotiledones. Los Redactores de Cambridge serie de Guías Botánica habían pedido que Ethel Sargent en 1910 preparara un volumen en las monocunas para esta serie. Sin embargo la mala salud y años avanzados lo hizo casi imposible para Sargent completar el libro, y en 1918 aconsejó que Arber completara el trabajo. Los Monocotiledones siguen los métodos morfológicos de Arber del análisis que presentó en Plantas acuáticas. Proporciona un estudio detallado de las plantas de la monocuna de comparar su anatomía interna y externa. Sin embargo su discusión de los principios generales que usa en su análisis es más explícita en este volumen, ya que habla de los métodos y la filosofía del estudio morfológico. Aunque análisis anatómico relativo como demostrado en Los Monocotiledones y Plantas acuáticas: Un Estudio de Angiospermas Acuáticos era principal para la investigación botánica a principios del 20mo siglo, había diferencias distintas entre investigadores británicos y europeos acerca de los objetivos del estudio morfológico. Arber se dirigió a esto creando una distinción entre la morfología "pura" y "aplicada", con su trabajo que se concentra en la anatomía relativa para investigar preguntas acerca de temas significativos como la construcción phylogenies, en vez de usar visiones tradicionales de la estructura de la planta. Esta visión se desarrolló adelante con su trabajo posterior.

Trabajo posterior

Después del cierre del Laboratorio de Balfour Arber establecen un pequeño laboratorio en un cuarto trasero de su casa para conducir su investigación, después de que la cabeza residente de la Botánica que el profesor Escolar Albert Charles Seward reclamó no había ningún espacio en la Escuela para Arber a contiune su investigación usando sus instalaciones. Arber se había introducido en la idea de la investigación privada a partir de su tiempo pasado con Ethel Sargent en 1902–1903, y de comentarios posteriores a miembros del club de Ciencias naturales del Colegio Girton y en cartas a amigos ella

declarado le gustó trabajar en casa debido a desafíos planteados por la investigación independiente, a pesar de no al principio hacer la opción ella misma.

Después de la publicación de Los Monocotiledones Arber siguió su investigación en este grupo, concentrando su investigación en la familia de Gramineae de plantas, sobre todo cereales, hierbas y bambú. Esto llevó a la publicación de su libro final acerca de la morfología de la planta, El Gramineae en 1934. En este libro Arber describió los ciclos vitales, embriología y ciclos reproductivos y vegetativos de cereales, hierbas y bambú usando el análisis anatómico relativo de estas plantas. Reconociendo la importancia de estas plantas al desarrollo de sociedades humanas, Arber comienza este estudio con la historia de estas plantas con relación a la gente, con "el aspecto más estrictamente botánico se trata como desarrollándose del humansistic". El libro fue precedido por 10 papeles en Los Anales de la Botánica que detalla los resultados de su investigación.

Entre la investigación conducida de 1930-1942 Arber en la estructura de flores, donde investigó la estructura de muchas formas diferentes y solía para la información morfológica interpretar otras estructuras de la flor. Sus resultados se publicaron en 10 periódicos de la revisión que atraviesan este período. En 1937 publicó un resumen de las ideas morfológicas de que habían hablado acerca de la estructura floral, que se consideró un artículo de la revisión importante para estudios morfológicos.

En el enero de 1942 Arber publicó su último artículo que implica la investigación botánica original. Todas sus publicaciones subsecuentes completamente se refirieron por temas históricos y filosóficos.

Estudios filosóficos

Durante la Segunda Guerra mundial Arber encontró difícil mantener su pequeño laboratorio, ya que las provisiones se hacían más difíciles de obtener. Esto llevó a su decisión de dejar de realizar el trabajo de laboratorio y concentrarse más en cuestiones filosóficas e históricas. Arber publicó el trabajo de botánicos históricos, incluso una comparación entre Nehemiah Grew y Marcello Malpighi en 1942, John Ray en 1943 y el señor Joseph Banks en 1945.

Arber se había introducido en el trabajo de Goethe mientras en la escuela y permaneció fascinado por sus ideas sobre la botánica. En 1946 publicó la Botánica de Goethe, una traducción de la Metamorfosis de Goethe de Plantas (1790) y Georg Christoph Tobler (1757–1812) Muere Natur con una introducción e interpretación de los textos.

La Filosofía Natural de la Forma de la Planta, publicada en 1950 se ha considerado el más importante de los libros de Arber. Arber habla de los procesos detrás de la formación de un concepto de la investigación y examina la filosofía de la morfología de la planta. Arber usa esto para examinar la estructura de plantas florecientes y propone la teoría del brote parcial de la hoja. Según esta teoría, cada elemento de la planta es un brote o un brote parcial. Las hojas son brotes parciales que muestran la capacidad de crecimiento reducida. Menciona:“ la hoja es un brote parcial, revelando un impulso inherente hacia hacerse un brote entero, pero nunca realmente alcanzar este objetivo, desde la simetría radial y la capacidad para el crecimiento apical sufre la inhibición”. El paralelismo de hoja y brote se remonta a Goethe, que primero describió hojas compuestas como en “ramas de realidad, los brotes de las cuales no se pueden desarrollar, ya que el tallo común es demasiado frágil”. Para Arber, las hojas compuestas son racimos de brotes parciales unidos. Pruebas genéticas del desarrollo recientes han apoyado aspectos de la teoría del brote parcial de la hoja, sobre todo en caso de hojas compuestas.

Sus estudios de la filosofía de la morfología de la planta la llevaron a tener una opinión más amplia de las relaciones entre ciencia y filosofía. La Mente y el Ojo: el Punto de vista de Un Biólogo publicado en 1954 proporciona una introducción a la investigación biológica y desarrolla una metodología para realizar esta investigación. Arber describe la investigación como ocurriendo en seis etapas: la identificación de pregunta de investigación o tema; la colección de datos a través de experimentos u observación; la interpretación de los datos; las pruebas de la validez de la interpretación; la comunicación de los resultados; y considerando la investigación en contexto. Para Arber, el contexto incluye la interpretación del resultado en términos de historia y filosofía y cubre la mitad del libro. El libro de Arber es distintivo en esto se escribió antes de que Thomas Kuhn demostrara que las opiniones del científico son bajo la influencia de las visiones de otros en su campo y antes de la crítica de Ernst Mayr de describir la filosofía de biología del mismo modo como la filosofía de física.

Su libro final, El Distribuidor y El que publicado en 1957 se refieren por preguntas filosóficas más amplias. El libro es un amplio y revisión de syncretic, usando tradiciones literarias, científicas, religiosas, místicas y filosóficas, incorporando al budista, la filosofía hindú y Taoísta con la filosofía europea., en la búsqueda de una discusión de la experiencia mística que Arber define como “que la contemplación directa y no mediada que es caracterizada por una conciencia intensa de modo raro de un Todo como la Unidad de todas las cosas”.

Bibliografía

Adelante lectura



Buscar